Durante el año 1989 Nintendo lanza NES Satellite, una de las primeras experiencias inalambricas en el mundo de los videojuegos. Usando la tecnología de los rayos infrarojos, tal como lo hacen la mayoría de los controles remotos que tenemos en nuestros hogares, podíamos no solo jugar desde una distancia máxima aproximada de 4,6 metros, sino que además funcionaba como un multiconector de hasta 4 controles con turbo. Aunque parezca raro no fue un año más tarde que Nintendo lanzaría el Four Score, una multiadaptador sin las capacidades inalambricas del Satellite, lo que acerco esa posibilidad a más jugadores debido a su menor precio.

Hace algunas semanas que he estado probando este artículo, y debo reconocer que se ha vuelto  casi indispensable, ya que es uno de los pocos que tengo siempre conectado a alguna de mis consolas. Y es que al parecer las consolas de la nueva generación nos tienen relativamente acostumbrados a tener mayor libertad de movimiento en el lugar que jugamos. NES Satellite, con las evidentes limitaciones que sigue teniendo, ya que igual no nos liberamos de los cables, si facilita la posibilidad de instalarnos más comodamente en nuestro sofá, cama, en el suelo o donde queramos, sin preocuparnos de los tirones y aprovechando mejor nuestro espacio. Es notable también el hecho de que no es necesario que receptor y emisor estén cara a cara, ya que existe un ángulo de recepción de 30° hacia arriba y abajo y de 60° de izquierda a derecha.

A nivel de diseño hay que reconocer que hubo una notable preocupación, por una parte el receptor encaja perfecto en la parte frontal de la consola, y al ocupar los dos conectores de ésta, queda bastante bien agarrado. Lo otro que se agradece es que respeta de excelente manera los colores, tamaños y lineas de nuestra NES, lo que hace que no parezca un tumor en nuestra consola, sino que más bien da un efecto de que tuviesemos una consola especial. Donde si se ve mal es en la NES Top Load, pero igual funciona.

Por otra parte el aparato en sí, sigue la linea de la consola, su forma plana y alargada permite dejarlo firme en alguna superficie plana, ya que además tiene las clasicas gomas antideslizante. Las 6 pilas tipo C que usa, le dan un peso considerable, lo que resulta mejor a la hora de instalarlo para darle adherencia a las superficies. De todas maneras, es bien sabido que la calidad del plástico de esos años no es la mejor, por lo que recomiendo no exponerlo a lugares donde se pueda caer por algun tirón.

Seguir leyendo y participando del tema

Comentario

Comentario